LA FORMACIÓN NO PUEDE SER BONIFICADA.

Para dar título a este post (y para darle forma al contenido) me he inspirado en el que escribe Remo en el blog Pymes y Autónomos, que es muy revelador de los efectos negativos de las políticas de incentivos mal diseñadas. Comparto algunas de las reflexiones de Remo pues creo que se reproducen también en el ámbito de las ayudas o bonificaciones a la formación. Muchas veces los incentivos a la formación logran desincentivar la realización de la misma, por eso creo que la formación no puede ser bonificada.

bonificaciones a la formaciónEntre ayer y hoy he mantenido al menos 3 conversaciones que me afirman en mis dudas sobre el beneficio que supone el sistema de bonificaciones a la formación actual. Hoy mismo, hablando con el Director de RRHH de una multinacional en España me expresaba su incomodidad por las puntillosas condiciones que supone el sistema de la Fundación Tripartita. Esta persona, a quien tengo por alguien razonable, comprometido con el desarrollo de las personas y eficiente, se sorprendía de que para “rescatar cuatro duros” él, o alguien de su equipo, tuviera que dedicarle tanto tiempo a este tema, además de pagarnos a nosotros por nuestro trabajo como entidad organizadora.

Ayer, en el encuentro comercial que AJE organizó en el Vivero de Vicálvaro, pude hablar con varios centros de formación que desean incorporar la gestión de las bonificaciones a la formación que ellos imparten. Me resulta curioso que piensen que la posibilidad de ofertar formación “gratuita” (ya sabeis que casi nunca lo es) puede ser un aliciente o un argumento comercial de peso a la hora de cerrar una venta. Me soprende la cara que ponen cuando les recomiendo que no lo hagan, que no usen la gratuidad como argumento comercial. Deben pensar que estoy loco siendo mi negocio el de una entidad organizadora, pero mi razonamiento es contundente: si focalizas la atención del cliente sobre la gratuidad, estás destruyendo el foco hacia la diferencia y los beneficios de tu formación. Ya lo dice Remo en su artículo: “tenemos fijación funcional”.

En definitiva, siguiendo las hipótesis del citado artículo de Remo, quizá las empresas harían más formación si, en lugar de disponer de bonificaciones a la formación, tuvieran cero incentivos a la formación. Y que la Fundación Tripartita se dedicara a generar un entorno económico y laboral tal que no dejara más salida, a trabajadores y empresas, que formarse y desarrollarse como única forma de sobrevivir. Mientras esto no ocurra, creo que la formación no puede ser bonificada.

José Carlos Amo Pérez.

 

Be Sociable, Share!

4 Respuestas a “LA FORMACIÓN NO PUEDE SER BONIFICADA.”

  1. Formación no bonificada ¡¡ya!!

    Estamos siendo un país de subvencionados a todos los niveles, alimentados por subsidios, con lo cual nos hemos acostumbrado a la mala calidad de todo y a la baja productividad.

    Un saludo

  2. José Carlos Amo Pérez dice:

    Gracias José Luis. En el caso de la formación, la mala calidad es una rémora que nos acompaña. Un abrazo.

  3. Alberto dice:

    Totalmente de acuerdo Jose carlos, Formación y bonificación son cosas totalmente distintas, el problema es cuando se juntan, te entra un comercial por la puerta que te cuenta cuatro milongas, y 2 años después, te llega un requereimiento de la FTFE diciendo que tienes que devolevr un dinero por un curso que ya no te acuerdas que has hecho

  4. José Carlos Amo Pérez dice:

    Sí, es como un boomerang :) Gracias por participar. Un saludo.


© BONIFICATE S.L.N.E. - Copyright - Condiciones generales de uso